A propósito de las conversaciones sobre Derechos Humanos entre el gobierno de los Estados Unidos y el de Cuba….

?????????????

?????????????

El cubano es un pueblo cautivo. La primera evidencia de ello es que el gobierno de la isla no conversa con las voces disidentes sobre derechos humanos. Lo hace con el gobierno norteamericano.

En los 110.860 kilómetros cuadrados de territorio insular, mal conviven dos proyectos o visiones de nación completamente opuestos. Las dos visiones de nación hablan dos lenguajes distintos. Uno, el de ellos, defiende su dominación; y el otro, el nuestro, el derecho a cambiar de manera pacífica, democrática, este estado de cosas tan injusto.

Para el gobierno, cuyo modelo de abasto político es el Socialismo, el lenguaje es el de la intolerancia, los derechos de conquista sobre el cuerpo social. El discurso de soberanía que invoca dicho régimen es incompatible con el respeto a los derechos humanos.

Esa propaganda gubernamental presenta la miseria material como resultado del embargo económico norteamericano. Pero no reconoce que es una aberración política de por sí el hecho de que el Estado se erija en administrador de nuestras necesidades humanas como si se tratara de una dotación de esclavos, una familia infantilizada, una masa de pobres y ciudadanos fallidos que no puede construir libremente su destino, porque no se le reconoce ese derecho por parte del Estado.

Nosotros, como sociedad civil disidente, tenemos una visión diferente de lo que queremos que sea nuestro país. Sin habernos puesto aun de acuerdo, porque somos muy diversos, queremos resolver las cuestiones que nos afectan a nosotros y a nuestros hijos, como la educación, la salud, la cultura, y el papel del Estado, a través del ejercicio de nuestros derechos civiles y políticos; Queremos elegir gobernantes educados que asuman de buen grado sus limitaciones. Deseamos una economía libre, sin injerencia estatal, porque la economía socialista es una condición sin la cual el actual gobierno no podría ejercer su tiranía sobre la sociedad.

Para que nos comprendan mejor podríamos decir que nuestro espíritu se asemeja más a la Declaración de Independencia norteamericana que al marxismo con que intentaron adoctrinarnos en la escuela. Justamente porque el Estado-partido-gobierno cubano se comporta con respecto a la sociedad como en su tiempo lo hacía una metrópoli respecto a las colonias. En su lógica de vencedores y vencidos, que es la lógica de una relación de fuerzas y nunca la lógica de la política, no nos reconocen nuestros derechos y en ese sentido somos una nación cautiva.

Pero no estamos realmente vencidos, porque no existe posibilidad alguna de que vayamos a renunciar a nuestros sueños, que han resistido toda clase de tempestades. Tarde o temprano los sueños encuentran el camino para expresarse y acabar materializándose en el mundo.

Podemos decir que el castrismo es ajeno a nosotros, sordo a nuestros afectos, porque ignora la dimensión espiritual de un anhelo liberalizador. Así que las razones que mueven los cambios políticos en las dictaduras totalitarias no son solamente de índole política sino, sobre todo, espirituales.

En el Foro de Sociedad Civil de la VII Cumbre de Panamá, soportamos los insultos de la presunta sociedad civil de artificio que llevó el gobierno castrista para que defendiera sus intereses de injerencia sobre el cuerpo social e intentara legitimar su dominación presentándola como la más alta forma de humanismo. Nunca olvidaré la oportunidad que estrené en dicho Foro, de responder a esos ridículos ataques, con que intentaban descalificarnos, aunque jamás respondieron a nuestros argumentos, exhibiéndoles un cartel que decía “Democracia es Respeto”.

Aquella sociedad civil artificial, que lanzaba alaridos contra nosotros, en Panamá, se compone de asociaciones registradas con permiso del gobierno o por sus propios empleados.

Mientras el gobierno sea de hecho el administrador de las necesidades, el distribuidor de los beneficios, y pueda tratar a los cubanos como a sujetos de beneficencia, por la imposibilidad de elegir otra alternativa, nuestro calvario se extenderá.

No hay que olvidar que el propósito último del Socialismo es crear un nuevo tipo de ser humano que haya olvidado para siempre todo lo que lo constituye la civilización y dé una nueva interpretación a la historia universal, especialmente al significado de los derechos humanos.

Del Foro en Panamá, recuerdo una oración del discurso del presidente Obama. Él dijo: “Las democracias fuertes no le temen a sus ciudadanos”. Ese es el lenguaje de mi isla cautiva. No el del gobierno, que planteará sofismas a sus interlocutores, como ha pretendido engañarnos durante más de medio siglo.

 

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

DD HH. Articulo 26.3

?????????????

?????????????

Debo explicarle a mi hija que acaso fue en tiempos de Erasmo de Rotterdam, que se haya hablado de civilidad por primera vez. Y que “cívica” o conducta cívica se refiere justamente al proyecto de superación de la violencia, mediante las leyes y costumbres civilizadas.

Olivia tiene 9 años y está en quinto grado, por lo que según la educación pública cubana debería examinarse en una nueva asignatura: “Educación Cívica”.

Para ilustrar de qué va mi post pongo a continuación una imagen de las páginas del libro de texto de dicha clase.

?????????????

?????????????

Me horroriza la idea de que mi hija sustituya a través de las páginas de su libro de texto escolar siglos de desarrollo intelectual acerca de la libertad civil.

Mi deseo es que vaya familiarizándose y despertando su conciencia, por poner un ejemplo, con contenidos similares al del ensayo Sobre la Libertad, de John Stuart Mill, (un libro muy raro de encontrar en Cuba, inexistente en bibliotecas públicas. A mí me lo ha prestado Martha Beatriz Roque, maestra de liberales en Cuba). Isaiah Berlin ha dicho de ese ensayo que es “la exposición más clara del punto de vista de aquellos que desean una sociedad abierta y tolerante”. Dice también que el atractivo de On Liberty radica en el hecho de que Mill “está diciendo algo verdadero e importante acerca de algunas de las características y aspiraciones más fundamentales de los seres humanos”.

Las lecciones de Educación Cívica de quinto grado (hasta el título de la asignatura es un ejemplo del doble lenguaje de la propaganda del poder en Cuba), causan un desastre de enormes proporciones que atraviesa toda la sociedad cubana: el problema de la sumisión voluntaria. Como ha señalado Dagoberto Valdés, la sumisión produce un daño antropológico en apariencia irremediable.

Entre otros aspectos, lo que enseñan esas páginas es la lógica de vencedores y vencidos. Ellos, la Revolución, han vencido en una guerra del pasado -siguiendo esa lógica-contra el capitalismo y el imperialismo… Y obviamente contra nosotros, el resto de los cubanos, ya que ¿cómo puede interpretarse si no el hecho de que no se nos reconozcan derechos políticos y civiles? Y de que la Sociedad Civil sea justamente la comunidad disidente que sufre persecución, pero que aspira a convertirse en un espacio para la diversidad intelectual, la complejidad, la cultura de la libertad, como oponente natural del despotismo político.

Pondré un ejemplo, toda esta mañana del 7 de octubre en la zona de los alrededores de la calle Lombillo, por donde vivo, se escuchan a través de altavoces las canciones de distintos apologetas de la violencia revolucionaria, qué otra cosa es un Silvio Rodríguez & Ca. Ya resultan hasta patéticos. Entre las canciones que a semejanza de un campamento nazi son trasmitidas al aire libre se escuchó una tonada de Justo Vega Carlos Puebla. Y yo no pude evitar un escalofrío, porque detrás de esa lírica se esconde una violencia ilimitada por sí misma.

Solo gracias a la comunidad internacional, los contextos políticos y económicos, y sobre todo a los actores de la disidencia interna con la resistencia de tantos años, se le ha marcado límites a esa violencia, (presente en el modelo político, económico y social mucho antes de manifestarse en los hechos de represión). Si no fuera por dichos muros de contención, la densidad del infierno cubano sería mucho mayor.

Según el modelo de la soberanía, que es ajeno al lenguaje de la política y los derechos humanos, el Estado invoca el derecho, obtenido por la fuerza, de educar a las nuevas generaciones en los valores propios de su incultura: el socialismo totalitario. Y cito a continuación una definición de dicho régimen político y económico que se ajusta a la experiencia de subdesarrollo que es el pan de cada día en la isla: “una especie de laberinto hecho de controles, miedo, represión, autocensura, que penetra en la mente de los ciudadanos y los induce a la sumisión”.

La educación forma parte del sistema de asistencia social estatal, que en las sociedades libres está reservado a los llamados pobres (nunca serán más pobres que los cubanos), pero que en Cuba abarca a todos. En efecto, todos somos muy pobres y nuestras elecciones se han reducido al máximo. Así que, sigo con esa lógica, la sociedad estaría en “deuda de gratitud” con sus tiranos. Por eso, la coacción además de ser un medio pasa a convertirse en un fin, en un objeto de culto, gracias al desmesurado esfuerzo de pedagogos e intelectuales oficialistas. En todo caso, ese es el sentido último de esas páginas del libro de texto, rendir culto a la fuerza dominante por la presunta justificación del hábito de la incivilidad.

Como madre, tengo el derecho inalienable de elegir los valores en los que quiero educar a mi hija: la libertad individual y la responsabilidad de su propio destino. Intento explicarle a mi hija que hace mucho tiempo la humanidad superó la lógica de vencidos y vencedores, que pasó de la lógica de la guerra a la lógica de la política; a la democracia. Algún día le enseñaré también que el pensamiento liberal se basa en el principio irrenunciable del respeto de la libertad individual y los derechos humanos, cuya consecuencia ha sido el desarrollo y también la riqueza, que es dable desear.

Le enseñaré también, con el único objetivo de preservarla contra las fuerzas destructivas que prefieren la seguridad de una jaula social a la incertidumbre de la libertad, que es preferible ser pobre en un sistema de libertad porque será posible cambiar ese estado; en lugar de alcanzar la prosperidad en las condiciones políticas actuales de Cuba, porque cuando falta la libertad es como si faltara la luz del Sol y, en ese estado, la sordidez y la miseria de la vida se hacen patentes.

La libertad es como el amor, un principio inseparable de nuestra dignidad, al que no se puede renunciar sin padecer el infierno en la tierra.

Publicado en derechos politicos | Etiquetado , , | Deja un comentario

La soberanía, limitada por los derechos humanos

rscn1330

El noticiero nacional retransmitió anoche las palabras del canciller cubano en la Asamblea General de la ONU, y sonaba tan obsoleto el discurso de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos; sobre todo después del 17D.

Como la espiral del canto del sapo enviada hacia la luna, chirrió otra vez el Estado- partido- gobierno en Cuba su vetusto discurso de los derechos del Leviatán.

El Leviatán, la bestia con medida de hombre, data de ¡1651!, en que fue publicado el libro por Thomas Hobbes. La viñeta (que intenté fotografiar más arriba), representa al soberano sosteniendo en lo alto una espada y ¡¿un báculo?!

Es la representación del Estado absoluto cuya alma es la soberanía; que, según Hobbes, asume “la personalidad de todos”. Según su teoría del Estado, la soberanía así constituida libraría a los súbditos, quiero hacer énfasis en la palabra súbditos, de “la guerra de todos contra todos”.

La soberanía, el Leviatán, ni siquiera en su nacimiento fue creado para conjurar peligros externos, ni amenazas de guerra en las fronteras, reales o ficticias. El Leviatán fue proclamado desde su origen para contrarrestar el discurso de las luchas políticas de la burguesía contra la monarquía absoluta y la aristocracia, en Inglaterra.

Que una persona es libre cuando se somete solo al imperio de la ley y no a la voluntad de otros hombres -que ninguna persona o grupo puede imponer a los demás las leyes que deseen (porque se trataría entonces de una relación de fuerzas, de guerra, dominación y servidumbre)-, es el discurso de la burguesía, asociado al desarrollo del capitalismo. Es el discurso de los Whig ingleses en 1688. “La finalidad perseguida por las leyes no se cifra en abolir o limitar la libertad, sino, por el contrario, en preservarla y aumentarla.” Libros como el Segundo Tratado del gobierno Civil de John Locke abatieron de una vez por todas las concepciones totalitarias-positivistas de Thomas Hobbes.

Ya no puede el castrismo hacer gritar a este pueblo que viva cuba libre desde la tribuna, porque nunca se ha tratado de Cuba libre porque nunca ha sido un problema de guerra en las fronteras, ni un problema de soberanía y autodeterminación ¿de quién? Sino de Cuba liberalizada, desplazando completamente el problema, del terreno de la supuesta guerra artificial frente a una potencia extranjera, al problema real de la política en relación únicamente con los actores internos, se trata exclusivamente de nuestros derechos civiles y políticos, con los que podríamos concebir nuestra libertad bajo el imperio de la ley.

Siempre se tratará de libertad bajo el imperio de la ley o justicia distributiva; economía dirigida o Laissez Faire. Pero lo realmente interesante es la relación que se produce inmediatamente entre dos sistemas económicos (Socialismo o Capitalismo) y el control del comportamiento; por un lado, dictadura sobre las necesidades cuando se trata de justicia distributiva; o, algo completamente subversivo respecto a ese orden de hierro, como es la integración social resultante de los mecanismos del mercado. O sea, siempre se tratara de defender un régimen de libertad frente a uno de dominación.

La libertad individual aparece o desaparece asociada a un tipo particular de sociedad. Es una herencia cultural relativamente reciente y aparece relacionada con la modernidad y el capitalismo. Parafraseando a Foucault, la sociedad en su modelo económico y político, se organiza de manera tal que algunos pueden defenderse de otros; o defender su dominación de la rebelión de los otros.

La soberanía que invoca el grupo al que representa el canciller cubano, ha conseguido perennizar su victoria en nuestro sometimiento. Nuestro trabajo para liberalizar Cuba, liberalizándonos a nosotros mismos, es arduo y no supone más que reformas políticas. Suficiente, dirán, para que sea bien difícil, tratándose de Cuba y lo alto que gritan sus cancilleres y dictadores. Gritan alto, pero no profundo. Todo comienza con el aprendizaje de la libertad como noción, primero en nuestro corazón.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Virgen segun los Papas

 

rscn1315Las procesiones de la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba, transcurridas recién ayer 8 de septiembre en la isla, hicieron recordar con nostalgia a quien escribe este artículo la figura del Papa Juan Pablo II.

Allá por los años 60 del pasado siglo, el entonces obispo auxiliar de Cracovia, Karol Wojtyla, fue el activista de los derechos de los habitantes de la nueva ciudad obrera de Nowa Huta, edificada en las afueras de Cracovia, a tener una iglesia consagrada a la Reina de Polonia, María, Madre de Dios, bajo la advocación de la Virgen Negra de Czestochowa.

Por ello, el futuro Papa del milenio cristiano había celebrado la misa del gallo a la intemperie, más exactamente en un campo helado, todos los años que duró la negativa del gobierno comunista de Polonia a autorizar la construcción de un templo. En el año 1977 por fin estuvo lista la nueva iglesia, que tardó 10 años en ser levantada.

Después de celebrar la ceremonia de consagración, Wojtyla, para ese momento arzobispo metropolitano, defensor civitatis como la tradición reconoce al obispo de Cracovia, pronunció un sermón distinto; como una “voz que clama en el desierto”:

Esta ciudad no es una ciudad de personas que no pertenecen a nadie. De personas a las que se les puede hacer lo que se quiera, que pueden ser manipuladas según las leyes o normas de producción y consumo. (….) Esperemos que, en esta nuestra patria, que tiene un pasado tan cristiano y humanitario, estos dos órdenes –La luz y la Palabra de Dios, y el respeto por los derechos humanos- se unan de una forma más efectiva en el futuro.”

Años después, con su llegada al pontificado, lideraría una cruzada espiritual y cultural contra el totalitarismo; que fue un factor determinante para que en 1989 acontecieran liberalizaciones en toda Europa Oriental, estableciendo un nuevo orden democrático. Si bien Reagan y Gorbachov jugaron su papel histórico en esa revolución no violenta, Juan Pablo II fue la fuerza espiritual que hirió de muerte al comunismo.

Actualmente los cubanos ignoramos “por dónde van los tiros” del pontífice Francisco. Lo único que podría excusarlo de aparecer tan tibio a la hora de emitir una condena al modo de vida bajo el socialismo- comunismo, es el hecho de que no haya vivido él mismo bajo semejantes condiciones.

La vida bajo semejante modelo político y económico se torna mísera tanto en bienes como en aspiraciones y oportunidades. No a causa del embargo económico norteamericano, como intenta vender la propaganda oficial. Ni como resultado de errores de los planificadores económicos cuya sola existencia viola las libertades fundamentales. Sino que dicha escasez de bienes de consumo y de oportunidades para el desarrollo individual y de un proyecto de vida, son el principio esencial del funcionamiento del sistema.

Huelga decir que el Estado socialista-comunista basa su estabilidad en la eliminación de todo intento de movilización y de disentimiento político; y no, como creen los que no se han tomado la molestia de reflexionar, en la formula ideológica con que intenta legitimarse ante la opinión pública.

Resulta contradictorio escuchar al Santo Padre, ¡desde Cracovia!, decir a los jóvenes cubanos “No tengan miedo”, justo cuando las autoridades eclesiásticas en la isla parecen limitadas ellas mismas por temor a las represalias políticas del gobierno cubano, que ya han sido notables.

El trasnochado discurso gubernamental del derecho de soberanía y el nacionalismo, como justificación ideológica para infringir todos los daños que un poder ilimitado, discrecional y arbitrario ocasiona a los individuos, en nombre de la llamada “justicia social”, un fraude consistente en que el grupo en el poder determine cuales son las necesidades y distribuya las satisfacciones a que tienen derecho los miembros de la sociedad, tergiversando completamente los presupuestos de la condición humana y sus aspiraciones; en rigor, solo puede ser contrarrestado por un decidido discurso en defensa de los derechos humanos, de quien tenga autoridad para hacerse escuchar.

Sobre todo, porque la dignidad de la persona humana que promueve el catolicismo solo cobra significado público en el respeto de esos derechos por parte de los Estados. Siendo así que la violación que hace de ellos el totalitarismo califica como anti humanismo, anticristo en clave bíblica, específicamente porque priva a los seres humanos de la conciencia de su responsabilidad moral individual, inalienable como su libertad.

A la pregunta de cuál será la actual política del Vaticano con respecto a Cuba, la respuesta parece remitir más a la Ostpolitik de la Santa Sede que al legado extraordinario de JPII.

Dicha Ostpolitik impulsada en su día por Juan XXIII, autor de la encíclica Pacem in Terris (Paz en la Tierra) en referencia a la Crisis de los Misiles, desatada por la instalación de misiles soviéticos en nuestro país, y recordado por reunir el Concilio Vaticano II, estuvo inspirada en la máxima de “salvar lo salvable” como reacción a la política de los gobiernos comunistas de intentar ahogar la vida religiosa hasta provocar su extinción.

Fue el Secretario de Estado de la Santa Sede, Agostino Casaroli, el encargado de desarrollar la Ostpolitik en relación con los países del Telón de Acero. Pero dicha política por ella sola habría defraudado los anhelos liberalizadores de los millones de seres humanos victimas del totalitarismo. Juan Pablo II, a diferencia de Casaroli, condenó semejante modelo político en aplicación de la facultad humana de discernimiento entre el bien y el mal. Lo más alarmante en todo esto sería llegar a la conclusión de que el Papa polaco haya sido una excepción a la regla, o que el actual pontífice sea más empático, por su origen argentino, con la “Teología de la Liberación” de tendencia antiliberal, izquierdista, y que intenta hacer una interpretación del concepto de reino de Dios en la tierra expresado en el intervencionismo del Estado como poder disciplinario aplicado a la sociedad, para “erradicar la injusticia social, la diferencia entre ricos y pobres”.

De cualquier manera, surge una pregunta para la que aún los cubanos no tenemos respuesta ¿la iglesia católica podría llegar a estar en paz con el comunismo por el solo hecho de que este no se presente como ateo?

Como venciendo al mundo, dígase la política, en los sueños de los cubanos está presente la Virgen de la Caridad. Pero no como la de las procesiones, tan fría y distante, tan parecida a una superstición; sino viva, paridora de Dios, custodiando el nombre de cada cubano violentado, física y espiritualmente en los cepos de la represión de la policía política que sirve a los amos del partido único.

A la Virgen también llamada mambisa, protectora de los cubanos en el mar del Estrecho de la Florida, acompañante de los difuntos a esa otra dimensión donde no habrá llanto, oramos los cubanos. Y por el regreso de la ola democratizadora, del inolvidable Papa Juan Pablo II.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Coco Fariñas perdió el conocimiento nuevamente

0728161649c

Tuvo que ser llevado otra vez al hospital, ayer jueves a las 4 y 40 de la tarde. La foto que encabeza el post fue tomada hace varias semanas, pero ilustra la manera en que los activistas de FANTU lo trasladan al hospital.

Como estipula la Declaración de Malta de la AMM sobre las personas en huelga de hambre, fue hidratado con solución salina por vía intravenosa. Hago la aclaración citando la Declaración de Malta porque uno de los manoseados ataques de los trolls oficialistas en los foros virtuales que se suscitan por estos días, es el hecho de que Coco no pueda sino recibir la solución salina intravenosa en un hospital estatal. Es obvio que todos los hospitales y policlínicos en Cuba son propiedad del Estado, y esa es una de las fatalidades que muchos deseamos cambiar, no solo para elevar la calidad de los servicios médicos de manera accesible para todos y sin discriminación, sino para acabar con esa tecnología del poder que acertadamente definió Foucault como Biopoder, y que permite al gobierno cubano el control minucioso de la población con efectos disciplinarios y reguladores.

En el contexto cubano, hay que tener en cuenta la falta de cultura cívica que padecen hasta los médicos y enfermeros del sistema de salud. “El médico que atiende a las personas en huelga de hambre puede experimentar un conflicto entre su lealtad a la autoridad que lo emplea (como la administración de una prisión) y su lealtad al paciente. El médico con doble lealtad está comprometido con los mismos principios éticos que los otros médicos.” Según la declaración de la Asociación Médica Mundial, antes citada.

Hay que pensar en Cuba como en una prisión, un campo de concentración, un experimento decrépito que todos los cubanos desean barrer; pero por temor a las represalias se mantienen impotentes para tomar decisiones políticas; pero no así en los hogares, cuyas paredes por lo menos ya reflejan los ecos de la protesta. Por eso al hablar de violencia estatal hay que incluir la coacción y la propaganda permanente en los medios masivos, que son monopolio estatal. Así es como funciona el totalitarismo: conformado por una red de instituciones antidemocráticas que conforman la maquinaria maligna.

Pasando a otro punto, quien escribe este post consiguió hablar con Coco el pasado martes, vía telefónica. Él casi no podía hablar así que es más exacto decir que conseguí hacerme escuchar por él unos minutos, para expresarle todo mi apoyo y solidaridad.

No obstante, le expresé además que daré gracias a Dios cuando él vuelva a ponerse en pie para continuar luchando por la libertad, la libertad política, como derecho humano fundamental, que nos falta a los cubanos.

Yo he comparado esta proeza de Coco a una travesía para cruzar el Atlántico a nado, con el propósito legítimo de desarmar a un gobierno delincuente, ante la mirada incrédula de los mayores interesados. Porque, yo creo que no solo los cubanos sino el mundo civilizado desearía que Coco, o cualquier acción opositora en esta lucha no violenta por la libertad y la democracia en Cuba, lograra desarmar al gobierno llamado cubano, como se desarma a un delincuente que pone en peligro el orden social en un soñado Estado de Derecho.

Como, de hecho, Coco pone su vida en peligro y parece una misión imposible, lo único que podemos hacer los amigos, familiares y activistas (junto a toda persona de buena voluntad en el mundo que conozca esta situación), es ofrecerle nuestro apoyo tanto porque logre esas demandas que son nuestras, de todo el pueblo cubano, como porque conserve su vida ya que esta lucha puede ser mucho más larga. Pero en todo caso mantener en todo momento en nuestra memoria que un hecho como este está ocurriendo en Cuba. Considero que para salvarle de la muerte y de los sufrimientos que conlleva una huelga de hambre y sed es imperativo moral acompañarlo, apoyarlo, visibilizarlo, por todas las vías posibles.

Así, es como una especie de equipo rescatista que hemos conformado y debemos hacerlo para acompañar toda esta travesía de Coco bordeando la muerte por traernos el increíble regalo de limitar un gobierno represivo que pudiera ser desarmado y desactivado en todo su poder que hoy por hoy es únicamente negativo.

Por último, y no menos importante: denunciar el hecho de que la policía política nuevamente parece estar fraguando una campaña de difamación contra la huelga de hambre y sed de Fariñas, desviando en ocasiones las llamadas telefónicas que hacemos los activistas.

La empresa de Telecomunicaciones (ETECSA), también es monopolio estatal y es controlada por la casta militar.

El pasado fin de semana, 13 y 14 de agosto, todo parece indicar que las llamadas en cuestión en muchas ocasiones fueron desviadas hasta un puesto de mando de la Seguridad del Estado donde al menos dos mujeres, obviamente oficiales, se hicieron pasar por activistas proveyendo falsas informaciones sobre la huelga, intentando hacer creer que esta había terminado sin previa declaración.

Me pareció muy extraño y por precaución no respondí a ningún comentario absurdo. Especialmente extraño me resultó la despedida de la supuesta activista por su lenguaje burocrático, el silencio sepulcral del ambiente al otro lado de la línea y la insistencia en que no podía pedirle a “Bebo”, activista y vocero de la huelga, cuya voz yo sí conozco, que se pusiera al teléfono.

Ahora que está confirmado, por la experiencia de muchas personas que también llamaron, que se trataba de un puesto de mando de la policía política y no de la casa en Santa Clara, recuerdo las palabras de un querido amigo que siempre me dice que además de toda la argumentación política contra el socialismo, la gente con sentido común lo rechaza por la descomunal falta de estilo que proyecta.

En particular, lo que me salvó de caer en la trampa fue mi confianza plena en Coco Fariñas como activista. Recuerdo aquellas palabras de Gandhi siempre oportunas en situaciones como esta: “El poder primero te ningunea. Luego, se ríe de ti. Después, te ataca; y finalmente, ganas.”

 

Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

Continúa la huelga de hambre y sed de Coco Fariñas

IMG_20160726_152617

Coco Fariñas perdió el conocimiento ayer jueves 28 de julio al mediodía, octavo dia de su huelga de hambre y sed. Tuvo que ser llevado al hospital principal de Santa Clara por el grupo de activistas que le asisten en la huelga. Había pasado la madrugada con mucho malestar y le había subido la temperatura a causa de la deshidratación.

Llegó al hospital sin conocimiento y con las comisuras de la boca y la lengua resecas, llenas de costras sangrantes. Con “mareos y todas las molestias de una severa deshidratación”, me contó por teléfono un activista de FANTU y seguidor de Coco, el médico disidente Rodríguez Rangel. Fueron los activistas quienes le llevaron inconsciente a recibir hidratación por vía intravenosa. Coco así lo había indicado porque como me dijo por teléfono “no se trata de un suicidio”, sino de resistir en huelga de hambre y sed hasta obtener sus demandas. Esta es la huelga de hambre número 25 que él realiza.

Es muy triste leer los partes que reflejan el deterioro de la salud de Coco. Los envía por SMS Bebo, a quien el Frente Anti totalitario Unido (FANTU) ha designado como vocero de la huelga. Más impresionante me resulta concientizar que muchos de esos registros de la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la cantidad de orina en el día, los va tomando su madre, Alicia, licenciada en enfermería.

Pienso en ella, en su inmenso amor y en el respeto que debe sentir por la decisión de su hijo, lidiando con el dolor de ver su deterioro físico.

Me viene a la mente la imagen de Cristo y la Virgen al pie de la cruz. Sufrir por una causa que trasciende la propia persona y hacerlo prácticamente en soledad, inundado por una fe que en otros se ha perdido por la amarga experiencia de conocer aquello que en su tiempo se nombraba “el mundo”, y que bien pensado, no era otra cosa antes ni ahora que “la política”.

Y digo en soledad porque aunque ellos cuentan con la solidaridad de muchas personas dentro y fuera de Cuba, no hay que olvidar que están en Santa Clara y que si estuvieran en La Habana ya habrían recibido más visitas de representantes del cuerpo diplomático que a fin de cuentas son los únicos que pueden ayudarnos con su solidaridad en este momento. Y también habría más presencia de los medios extranjeros para formar la opinión pública en torno a la huelga; y un poquito más de acceso a internet para que los activistas puedan mantener visible el tema en las redes sociales.

Por estar en provincias, la huelga de Coco ahora necesita de toda nuestra intensidad, de la memoria, de nuestras buenas acciones, una visita, una llamada, una gestión efectiva de quienes pueden presionar en el plano político, una campaña en las redes sociales, una escalada de visibilidad que ponga de manifiesto el compromiso con la defensa de la libertad y la democracia en Cuba, que es sobre todo un imperativo moral.

A Coco no solamente le ha dolido la golpiza a manos de los agentes de la seguridad del Estado mientras estaba esposado, sino aquello que acertadamente definió Juan Pablo II, como la experiencia de “la humillación a manos del mal”. Así que la huelga de hambre es la respuesta moral de Coco, comprometido con la no violencia.

Coco, Lilianne, Rene G. Manzano

Coco me dijo por teléfono que agradecía a sus hermanos de FANTU y de otras organizaciones por haberle asistido cuando perdió el conocimiento. Y a los médicos y enfermeros del hospital de Santa Clara porque no se dejaron coaccionar.

Los miembros de los cuerpos represivos también estaban vigilando el hospital, según me relataron los activistas con los que hablé por teléfono, y esa presencia de una policía política en nuestras vidas como cubanos es una de las cosas que deseamos borrar y que forma parte de ese capítulo de violencia contra el que Coco protesta en la huelga de hambre.

Por poner solo un ejemplo, en la Habana desde hace 62 domingos las Damas de Blanco enfrentan una brutal represión. Son golpeadas, arrojadas al pavimento, detenidas, para impedirles marchar por la libertad de los presos políticos.

Para invisibilizar el hecho mismo de la violencia de sus instituciones el gobierno emplea la violencia.

Y yo me acuerdo de lo poco que he podido leer de John Stuart Mill, porque me parece tan deseable para construir la convivencia. Limitar los poderes del gobierno es lo que entendían, y entiendo, por libertad. En primer lugar “obtener el reconocimiento de ciertas inmunidades llamadas libertades o derechos políticos”. Porque es imprescindible un régimen de derecho para impedir que lleguen al poder toda clase de malhechores.

Una huelga de hambre y sed crea un malestar indecible en el cuerpo. A pesar de que su cuerpo haya sido hidratado por vía intravenosa, de todas formas el cuerpo sigue sufriendo y deteriorándose por las molestias de la inanición y abstinencia del agua por vía oral. Solo basta sentir sed o hambre a lo largo de algunas horas en el día para imaginarse la gravedad de una huelga como esta.

Coco tiene secuelas físicas de las huelgas anteriores, la más larga duró 18 meses. Padece una poli neuropatía en los miembros periféricos, hipotonía muscular, desordenes gástricos. Gracias a su sacrificio, 52 de los 75 prisioneros de la Primavera Negra fueron puestos en libertad en su día, pero la circunstancia que rodeaba aquel sacrificio era el de la solidaridad internacional a gran escala. Ahora necesitamos nuevamente de esa solidaridad.

Todos deseamos que Coco esté bien, con la misma fuerza con que deseamos que cese la violenta represión inherente al sistema político y económico en Cuba, el castigo por disentir, por buscar justicia, por liberarse de un gobierno que se pega como una grasa odiosa a cada rincón de esta isla donde la luz quedó atrapada, y se formaron los pantanos de la destrucción, cívica, política, económica, social y cultural.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Coco Fariñas está en huelga de hambre y sed

????????

????????

Anoche el pastor bautista Mario Félix LLeonart me dio la noticia de que el Coco Fariñas se declaró desde el pasado 20 de julio en huelga de hambre y sed en una carta abierta al general presidente de Cuba. En esa carta denuncia la violenta represión de la policía política contra los activistas de derechos humanos, y detalla como él fue golpeado brutalmente mientras los agentes de la seguridad del Estado le tenían esposado.

Con ese ¡Basta Ya!, el Coco, mediante una acción como la huelga de hambre, que pone en peligro su vida, quiere solidarizarse con los activistas que en Cuba luchan casi en el anonimato, con la reflexión de que si no escatiman la brutalidad y la violencia contra él, que fue reconocido con el premio Sájarov del parlamento europeo a la libertad de conciencia, qué se puede esperar que suceda con el activista del común, que lucha casi en la invisibilidad.

No es la primera vez que el Coco demuestra cuanto está dispuesto a defender sus valores hasta poner en peligro su vida en una huelga de hambre y sed. Porque es un hombre excepcional en este tiempo cubano, un tiempo que a cada rato y por la desesperanza parece tener compases del infierno.

Los cubanos tenemos la triste experiencia de vivir bajo la sombra de un gobierno cínico, fiel exponente de lo que Vaclav Havel definió como la cultura de la mentira, y por esa amarga experiencia podemos predecir que el gobierno no guardará el debido respeto ya no a la conciencia, porque los representantes del poder en Cuba no las tienen, pero ni siquiera a la opinión pública para esperar que declaren públicamente el fin de la represión violenta contra activistas de derechos humanos. Por ese motivo muchos amigos y ctivistas le han expresado a Coco que siendo esta lucha tan larga, no ponga en peligro su vida porque se le necesita vivo y sano aglutinando activistas como él puede hacer desde su liderazgo. Pero él está decidido.

????????

????????

Si el gobierno declara públicamente el fin de la represión sería el equivalente de un cese al fuego en un conflicto armado. Es la policia politica la que porta armas en Cuba, frente al ciudadano, devenido en activista solo porque decide proclamar en la vida y en la via pública lo que todos comparten en privado. La imagen de los cuerpos represivos es muy fuerte; más que nada por la ausencia de legalidad que protega a la ciudadania, por el salvajismo, la chusmería, la barbarie, la incivilidad; reprimen con golpizas, amenazas, intimidacion, detenciones arbitrarias, y el presidio politico. Y esa violencia, inherente al sistema totalitario, ha hecho que el pueblo cubano mire hacia otro lado, mantenga la boca cerrada, intentando encontrar el sustento diario sin concientizar que solo una reforma politica puede traer el bienestar y devolver la seguridad al ciudadano.

Si el gobierno declara el fin de la represión, comprometiéndose de este modo a respetar los derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales, del pueblo cubano según los marcadores de la civilización como es la Carta Internacional de DD HH, sería casi como si cambiara su naturaleza represiva, violenta y brutal, al legitimar el derecho a la manifestación pacífica, despenalizaría la discrepancia, sería el inicio de una germinal reforma democrática. Pero el hecho de que no lo hagan, ratifica que solo gobiernan por el terror, por el estado policial, por la pacificación violenta de la sociedad.

Hemos visto como las instituciones políticas internacionales, globales, han reconocido al gobierno cubano por facilitar las conversaciones para que haya paz en Colombia, pero nadie, ni siquiera el Papa, ha venido a intermediar de veras para que cese la violencia entre cubanos, la del gobierno y sus partidarios contra una sociedad civil que se debate por acabar de nacer y robustecerse para que haya civilidad en Cuba.

Esta mañana conversé por teléfono con Coco, le ofrecí mis respetos, mi apoyo y solidaridad; mis oraciones. El Coco toma dimensiones enormes, sobrehumanas, porque cuando un pueblo como el cubano ha perdido la libertad siempre resulta muy difícil expulsar a los criminales que han tomado el poder, y entonces se necesitan acciones sobrehumanas, como las que el Coco Fariñas ha demostrado que puede hacer, para intentar recuperarla aunque sea en algunas zonas.

A mí me parece importante recordar que los derechos humanos fueron definidos y proclamados en respuesta y como defensa ante la violencia de los totalitarismos, el nazismo y el comunismo, esas “dos sombras del siglo XX”, por citar a Foucault. Y que en Cuba todavía padecemos un modelo político totalitario, que no se debe subestimar por más que ya su grotesco cause la burla de casi todo el mundo, porque en sus últimos estertores la desesperación hace que la fiera totalitaria lance zarpazos ciegos, hasta porque por la biología no tienen futuro. No estarán en nuestro futuro.

Un sentimiento de impotencia me recorre al ver lo grande del problema cubano, y lo poco que una persona como individuo puede hacer. Pero hay que creer en lo pequeño, en que este es un problema de todos los cubanos que debemos enfrentar como individuos pero en solidaridad con otros, como una especie de Amarás al prójimo como a ti mismo. Si hubiéramos constituido redes públicas, bien visibles, como activistas en un número millonario para enfrentar el problema tendríamos poder porque estaríamos en situación de obtener cualquier cosa que demandáramos. Pero la realidad es que millones hemos sido lo bastante estúpidos para olvidar nuestra responsabilidad, nuestro tiempo para hacer de este mundo un lugar más propicio a la felicidad.

La perseverancia de los seres humanos en la defensa de su libertad es la condena del Estado totalitario. El Coco lo ha demostrado con creces y ahora debemos velar por él como si de nuestro hermano se tratara. Por lo menos, eso.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario