Primavera para Cuba


La situación en que vivimos de múltiples maneras incita a la violencia, y no hemos de dejarnos provocar a ella. No solo porque ellos tienen las armas y el poder para aniquilar cualquier sublevación popular, sino porque además de que no hemos de ser como ellos, los hombres y mujeres que han conseguido liberarse de una dictadura lo han hecho perseverando en su libertad personal y han probado cuál es el camino. La Primavera ha llegado cuando se ha trabajado mucho por la paz. A veces desconfío de que los cubanos podamos conseguirla con la misma belleza que los checos en San Wenceslao, porque nos veo tan simplones, tan simplemente comelones.

Pero cuando hay algún resto -como en el pueblo hebreo- pueden ocurrir los milagros. Todavía quedan personas como Maceda, Daniel Ferrer, Antúnez, Darsi Ferrer, las Gladiadoras de Blanco, Oscar Elías y Elsa, que son el remanente de este pueblo, y algunos más que harían la lista larga y que comparados con el mar de pueblo sumiso parecen pocos. Pero siempre fueron pocos, y tildados de “grupúsculos”, los opositores en los totalitarismos. Eso no impidió que clavaran la estaca en el corazón de la bestia mortal. Y de un día para otro se acabó el comunismo en Alemania, Checoslovaquia, la URSS. Ya sé que los de aquí estudiaron bien el fenómeno, pero su misma superficialidad los mata. Nada podrán frente a lo desconocido.

He descubierto que “el gobierno revolucionario y la dirección del partido” ha quitado a Cristo del corazón de la gente porque cuando se tiene al Hijo de Dios en el corazón se puede cargar la cruz y seguirlo con fe en su protección y en su bendición pese a todo. Ese valor lo da la trascendencia y la relación viva y permanente que nos regala el linaje celestial. Chorro de abejas increadas muerden la estela, pídenle el costado. Así el espejo averiguó callado, Así Narciso en pleamar fugó sin alas.
En cambio, “el gobierno revolucionario y la dirección del partido” han propiciado el que las personas vayan a los sacerdotes de ifá -dioses telúricos, prioridad material, miedo a la muerte- que aconsejan no buscarse problemas con la justicia y robar y traficar en silencio. Otra manera de ser sumiso y que me hace recordar aquel otro verso de la Muerte de Narciso del hechicero de Trocadero: La perfección que muere de rodillas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Primavera para Cuba

  1. Gladiadoras de Blanco. Excelente.

  2. Alex dijo:

    Muy bello tu comentario hasta la parte de los sacerdotes de ifa creo que si de verdad queremos la libertad de Cuba tenemos que aprender y respetar las demás religiones las demás ideas y sobre todo absorber lo bello de cada religión recuerda los errores los cometemos los humanos no dios , Jehová , budha , olofin . Etc . En lo personal tenemos que aprender a no discriminar ninguna religión solo por los actos de algunos de sus miembros si no se repetiría la inquicision y empezaríamos a quemar brujas o crear campos de concentración para judíos o simplemente violar a inocentes niños dentro de las iglesias .saludos omo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s