Adiós Papa

Eugenio fue liberado por la tarde, después de que el funesto Papa tomó su avión de regreso a Roma. Pero Agustín estaba todavía en una celda, porque Eugenio lo vio al pasar, además estaba con él algún integrante de “Los Aldeanos”. Han detenido a mucha gente. Cuando regresaba a mi casa me he encontrado en el ascensor con una de mis vecinas, muy “integrada”, que  regresaba con su gorra y pulóver blanco y le he preguntado si había ido a ver al Papa:

–No, estaba en el cordón de Buena Vista, Playa.

-Eso está lejos de la Plaza.

-Pero conduce al aeropuerto.

-y todo eso ¿para proteger al Papa?

-Para impedir que alguien se acerque.

Yo insisto en que esa puede haber sido la orden hasta del mismo Papa pero en el caso de Cuba no solamente por su seguridad sino porque en esta visita los opositores al régimen, han sido excluidos una vez más. No vino el Papa como Campeón a interceder por los derechos de los seres humanos a no ser tratados como “especie” sin derecho. El Papa vino para que la Iglesia tuviera más espacio para las Relaciones Públicas. Y aunque yo creo en los Evangelios, el modo católico no es predicar un Evangelio vivo sino meramente litúrgico, ceremonial.

El Papa no se ha reunido con las Damas de Blanco porque teniendo “poco tiempo” no consideró una prioridad lo que más afecta a los cubanos: la segregación, el presidio político. De lo que ellas son las únicas gladiadoras que “no esconden su rostro de los golpes y salivazos”. El Papa es un emperador que juzga a los pecadores y parece solo absolver de sus blasfemias a los poderosos. El poder en Cuba es blasfemo, aborrece a la persona humana y el mismo Papa dijo en la Plaza que la medida del hombre es Cristo. Ya yo lo sabía, porque afortunadamente yo no aprendí el Evangelio de ningún cura, de ningún catequista, ellos no pudieron salvarme de una adolescencia marcada por una madre manipuladora y destructiva como la mía. Me salvó Dios, leyendo los Evangelios, regalándome paz, certeza, identificación plena.

He salido con mi hija a buscar pan, porque a todas estas el hambre es también como el león de Jerónimo. De regreso nos seguía un perro. Un perro real, un can, claro que un poco menos perro que la Seguridad del Estado. Mi hija, como muchos niños, tiene miedo a los perros, y yo quizá inspirada por este día terrible me he oído decirle: Los perros huelen tu adrenalina y más quieren atacarte, no le tengas miedo, uno no debe sentir miedo de nada. Solo se debe temer a Dios para no ofenderlo, respetando a nuestros semejantes y respetándote a ti misma No quiero que se me olvide. No le tendré más miedo a la Seguridad del Estado, solo temeré a Dios a quién puedo amar porque se que me ha amado hasta la tortura y la muerte. Y la Resurrección.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Adiós Papa

  1. No me mueve, mi Dios, para quererte
    el cielo que me tienes prometido,
    ni me mueve el infierno tan temido
    para dejar por eso de ofenderte.

    Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
    clavado en una cruz y escarnecido,
    muéveme ver tu cuerpo tan herido,
    muévenme tus afrentas y tu muerte.

    Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
    que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
    y aunque no hubiera infierno, te temiera.

    No me tienes que dar porque te quiera,
    pues aunque lo que espero no esperara,
    lo mismo que te quiero te quisiera.

    Autor: Anónimo.

    • EL QUE VENDRA dijo:

      Gracias Maria Magdalena por recordarme estos versos hoy mas que nunca sostengo que agarrarse de jesus es la unica causa echar fuera la maldad que llevamos por su sangre y misericordia y echar fuera el miedo para que floresca en cada uno de nosotros los verdaderos cubanos el amor que es por Cuba y por nuestros hermanosc

    • Segismundo dijo:

      En “Las mil mejores poesías de la lengua castellana” (Ediciones Ibéricas, vigesimo segunda edición, pag 159. Madrid 1969) cita este inspiradísimo soneto como anónimo, pero añade, entre paréntesis, “probablemente de Santa Teresa de Jesús”.

  2. Bonito artículo y es como lo resumes, no tener temor a nada, sólo a Dios, a esa verdad absoluta que está más allá de todas las cosas, no importa si no pudiste ver al Papa, otro mortal más, su cargo no lo exonera de nada, lleva tu fe dentro de tu corazón que ahí no hay prohibiciones que valgan.

  3. El Poema Anónimo expuesto por la anterior forista está muy bonito, muy impregnado de fe.

    • Actualmente el autor del soneto permanece desconocido. Se publicó por primera vez por 1620 y se cree que pudo haber sido escrito por el sacerdote Juan de Avila porque el contenido del soneto está muy relacionado con la obra de Juán de Avila que predica el amor de Dios por Dios mismo.
      Otro posible autor se dice que pudede ser Miguel de Guevara, sacerdote agustino.
      La mayoría de los eruditos descartan a Santa Teresa de Jesús basados en la forma.

      De todas formas por atribuciones se le ha atribuido a Lope de Vega y a muchos otros pero la realidad es que este soneto considerado una de las joyas de la literatura mística española sigue siendo obra de un autor desconocido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s