El testimonio de Antúnez


Todo lo que soy capaz de escribir vuelve de nuevo a sonarme tan ingenuo hasta traducírseme en esta furia sujetada. Y es que lo que podamos decir del horror real de la Revolución cubana, fuera del presidio político, peca de candidez. ¿Qué ocurre cuando en una sociedad se vuelve una conducta generalizada deponer la responsabilidad, convertir la conciencia individual en conciencia colectiva dictada por la figura de un líder sin temor de Dios y sin respeto por los hombres? Eso es la Revolución y los grados de vileza aumentan del espacio más público a los más “exclusivos” como son las cárceles cubanas. Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, tiene un libro que se titula Boitel vive. Es el testimonio de su larguísimo presidio político, de las golpizas, del infierno real de las cárceles cubanas cerradas a los relatores de la Comisión Internacional de Derechos Humanos, a la Cruz Roja y a Amnistía Internacional.
Es tan fácil hacer un discurso moral como lo ha hecho todos estos años la Revolución cubana. Es tan irresponsable que muchos en el mundo quieran confundir su protesta contra la guerra del Pentágono con el apoyo a esta Revolución, que ha puesto en prisión a tantos hombres, y a mujeres…, por el delito de perseverar en su libertad existencial, de conciencia, y su responsabilidad por ellos mismos y por los demás.
Cuba no es un buen lugar para vivir. Es aterrador en el sentido de la inseguridad del individuo frente a la despiadada maquinaria estatal que no lo representa realmente y lo condena si no sirve a los intereses de conservar el poder en manos de la peor plaga de la historia de Cuba. Yo solo puedo encomendarme a Dios pero no me quedaré más callada. Mientras más oscuro es el mal que azota a los cubanos más esperanza tengo en Cristo, el Hijo de Dios, Salvador, que sabe de sufrimientos y que siempre creará un camino para salvarnos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El testimonio de Antúnez

  1. admin dijo:

    Un saludo para ti y larga vida a tu blog!

Los comentarios están cerrados.