Fe de bloguera en Cuba

 

 

Especialmente en un país como Cuba donde hay una voz oficial y un coro de ranitas que por diversos motivos croan variaciones sobre un mismo tema, ser bloguera podría significar dar a conocer cómo se recibe de veras, personalmente, esta realidad que nos cerca por todos lados dentro de la Isla, y en ese darla a conocer, la esperanza de que el cerco se rompa pronto, debo creer.

 

Hoy estoy festejando ser poseedora de mi propio tiempo para navegar Internet, leer otros blog, leer los comentarios al mío. Si alguien quiere conocer aproximadamente la euforia que siento de tener una pizca de Internet, puede intentar escuchar AvrilLavigne cantando Smile, que he escuchado y bailado con mi hija varias veces desde que llegué a mi casa. Solo hoy he podido interactuar con mi blog, medir su temperatura, leer los comentarios. Y quiero escribir respondiendo a esas impresiones.

 

Primero saludar a Armienne que me ha dejado tan lindos comentarios. La sexualidad es un camino. La puta es libertad pura del eros femenino. Gracias por dejarme escrita la misma poesía que repito especialmente cada viernes santo para el Amado, y al mismo tiempo acordarte de la libertad de Cuba para los cubanos. Leí los comentarios de un trabajador del aparato represivo cubano que te atacaba y agradezco que otros comentaristas te hayan defendido. Qué lástima no haber estado conectada en ese momento para responderle también al triste troll.

 

Armienne: cuando las mujeres llevamos la sexualidad al plano más puro -por eso mismo somos más hermosas- debemos causarles mucho miedo a algunos hombres que también por eso mismo se vuelven policías y militares. Sienten horror ante la delicadeza y el misterio femenino, ante el menguante de la bruja. Nuestra libertad los sitúa frente al vacío, conocimiento sexual de la ausencia, que algunos varones pueden leer como era prenatal, y esos no se vuelven policías; o como aniquilamiento sin renacencia y esos se vuelven militares. Ese policía sabe que no puede colmarte y mucho menos cantar ante tu huerto cerrado, persistente virginidad, y por eso te atacó. Las imprecaciones que lanzamos en ese plus de goce que nos hace tan furiosamente poderosas- si por eso nos llaman putas, no nos ofende- , (y que solo estaríamos dispuestas a trocar por el amor definitivo) hace que esos policías del aparato represivo cubano en Internet se vean ante ti nuevamente como los adolescentes ridículos que deben haber sido, comprobando en plena frustración su dependencia de “las medidas”, en lo que nosotras, en el colmo de nuestra putería, resultamos un arcano mayor.

 

Gracias a todas las personas que me han dejado comentarios. Algunas han contado situaciones de su vida en Cuba y eso extiende el significado de mis post y siento que realmente estoy compartiéndolos.

 

La libertad de Cuba está encerrada en una ideología represora de por sí y violenta para con los demás, que habita en las conciencias de muchísimos cubanos. Por eso he creído en la necesidad de involucrar enteramente a Dios en esta empresa, y no me avergonzaré de repetirlo aunque surjan comentarios críticos. Sé de lo que estoy hablando y el que no haya experimentado la vitalidad de tener a Dios por amigo y enamorarse de Jesús de Nazaret, lo siento porque se lo pierde.

 

Por cierto, había un comentarista escandalizado de que me reconozca cristiana y sin embargo transite mi vida según mi conciencia y no según el discurso vaticano. El día que entienda que estoy ofendiendo a Dios con alguna acción de mi vida simplemente me descalzare también de esa acción, porque Cristo para mí es responsabilidad y por eso mismo libertad. No hay un cura ni un predicador entre mi Amado y yo, solo esa música callada, soledad sonora al decir del frailecico Juan de la Cruz, maestro de oración y de disidencia.

 

El tema de la libertad de Cuba no está delimitado en lo exterior, el terreno de esa contienda es el interior de cada alma, de cada conciencia. Si yo no escribiera en mis post que cuando la noche fue más oscura, el abismo más real y la muerte más próxima la Santísima Trinidad me salvó, estaría mintiendo. Y después tuve ese sueño, de los cubanos puestos como en unos cepos, reprimidos, y los caballos guiados por oscuros jinetes que los aplastaban, y la Virgen a mi lado, la mujer más bella de la creación, me decía que conocía solo los nombres de los que sufrían… como escritos en el Libro de la Vida del Cordero. Y resulta que nunca le encontré más sentido al Evangelio que tomando parte, amando a mi prójimo que ha sufrido en las cárceles, que es golpeado y repudiado en las calles por turbas guiadas por la Seguridad del Estado. Escribo hasta mis propios límites, tengo que ser yo para creer que el aleteo de la mariposa unido al Universo puede producir el cambio de estación. Ni más ni menos que yo en cada post, seguro en Internet como en mi vida fuera de la red encontraré a mis amigos y el día que celebremos la libertad de los cubanos, nos veremos en Cuba.

 

 


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Fe de bloguera en Cuba

  1. Luison dijo:

    Entre alusiones a prostitución y erotismo estoy confundido ¿ esto que es?¿un blog o una casa de putas?

  2. Gabriel Delpino dijo:

    Pues sí, Luison, estás muy confundido.

  3. Lilianne, quizás seamos las putas quienes mejor conozcamos la naturaleza humana porque por nuestro oficio nos relacionamos con miles de individuos con personalidades, valores y comportamientos diferentes en los momentos íntimos e instintivos de la relación sexual durante los cuales no solo solo desnudamos los cuerpos sino también las almas.
    La prostitución es un arte mediante el cual, cual vestales y hetairas, las putas profesamos como sacerdotisas de un culto al más refinado e intenso erotismo para dar y recibir el máximo placer sexual. No damos amor sino sexo, muchas veces acompañado del calor humano que muchas personas necesitan y que no obtienen de sus seres más allegados sino de una puta.
    Como expresaste, una puta es el clímax del erotismo femenino, es la libertad obtenida de una misma y es el sexo por el placer.
    Muchas veces la sociedad nos rechaza ya sea por el miedo ante nuestra sexualidad o por prejuicios creados por religiones o conceptos morales muy estrechos. Pienso que algunas veces ese rechazo se debe porque algunas putas rompemos el esquema en el cual nos encasillan y somos mujeres normales, con instrucción y educación, cultura, ideales y convicciones y no la idea tergiversada que se hacen de nosotras como seres viles y despreciables.
    En los comentarios a los que te refieres pudiste leer como los comentaristas me defienden pero no siempre fue así. Hace varios años, cuando se supo en la blogosfera que yo era una puta, sufrí mucho porque quisieron excluirme y discriminarme pero la cordura de algunos blogueros que me apoyaron y mi persistencia lograron que me aceptaran y que aceptaran también que una puta tiene convicciones y ama a Cuba.
    Quien intente ofenderme llamándome Puta no lo hace. Estoy orgullosa de mi oficio y de los momentos de placer y felicidad que he llevado a miles de personas y que he disfrutado yo también. Yo misma me llamo Puta y desde que era practicamente una niña las personas que más me han querido, como hoy hacen los amigos que más aprecio, y puede hacer cualquiera, pueden llamarme así.
    Gracias, Lilianne, por dedicarme tus bellas palabras.

  4. Gracias porv seguir mi blog Arte y Desnudo

  5. Adelante, Lilianne, con mi admiración hacia tu valor y tu extraordinaria prosa, desde España. Besos y también besos para tí, Armienne.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s