Donde anida la dictadura

Cuando decimos en Cuba “sistema” nos referimos a una circunstancia que por más que reconozcamos como anormal, arbitraria y desnaturalizada, por la condición de ser ésta una Isla y estar siendo sometida a un experimento de “educación política- ideológica” además del terror, puede resultar para muchos irreductible.

Hay muchas familias de profesionales universitarios que se retiran a su vida hogareña. Logran -sabrá Dios cómo- mantener un nivel de vida que les parece aceptable y bueno. No reconocen la situación anormal más que cuando suponen que deberían ganar más dinero y tener más confort cada vez más retirados y amorales. Porque en Cuba parece que falta algo esencial en el carácter de los nativos, que fue lo que hizo que en Túnez gracias a la solidaridad con la tragedia ajena las personas salieran a protestar y exigir el cambio verdadero. Cambio de gobierno y de orientación política, un cambio hacia la democracia.

Todos tenemos nuestros límites. Los límites del miedo y el instinto de conservación.

Lo que más descorazona es ver a algunos que pudiendo contrastar el “sistema”, saliendo frecuentemente al extranjero, o poseyendo más información, no les interesa más que ganar su dinero y mantener la comodidad de su estilo de vida. Les resulta indiferente el resto de la cuestión.

Una amiga de K, que vive a pocas cuadras de la casa donde vivía Laura Pollán, tiene un hijo al que no le deja salir –lógicamente- durante los actos de repudio a las Damas de Blanco. Hace bien porque la gente que se reúne a vociferar de manera dirigida puede llegar a extremos peligrosos, pero lo importante es que ella aunque también  por instinto de conservación se quede detrás de la puerta reconoce que aquello está mal cuando le dice a K: “Hay que ver lo que le hacen a las Damas de Blanco”, y eso la escandaliza aunque después se trague la voz.

Los trabajadores de los órganos represivos tienen como meta asegurar el actual gobierno y que las cosas no cambien en Cuba. En tanto que dicho gobierno cuenta con la complicidad de todos, incluso –mal que me pese- ¡mi propia complicidad!

Dentro de las cárceles cubanas a lo largo de estos 53 años han ocurrido actos de sadismo -torturas físicas y sicológicas-  ejecutados por sicarios del régimen, agentes de la Seguridad del Estado, trabajadores del Ministerio del Interior; todos “buenos revolucionarios”. De la misma escuela que los “héroes” de esos melodramas al estilo de “En silencio ha tenido que ser”, con los que “el pueblo” se ha identificado.

Una de las cosas que caracteriza a los opositores en un sistema totalitario es la necesidad de actuar lo más visiblemente posible. Así que el sentido de esas torturas no parece haber sido el de averiguar cosas ocultas. El sentido de la tortura en Cuba es desmoralizar a los opositores al régimen, hacerles dudar del sentido de su resistencia y obligarles a la retractación. Los modos en que se ejecuta la crueldad contra otro ser humano, legitimados por un gobierno que persigue la oposición política, no pueden consolarnos en sus diferencias: lo que ocurrió en Chile bajo el régimen de Pinochet, y que tanto sensibilizó al pueblo cubano, nunca debió ocurrir y lo que ha ocurrido y ocurre en Cuba bajo el actual régimen-que se ha dado en llamar Revolución y que confunde a muchos- no debe estar ocurriendo. Testimonios hay muchos. Los que han estado presos y plantados lo describen como un martirio de todos los días para destruirte como persona, desmoralizarte, matarte en vida, violar todos tus derechos con espantosa arbitrariedad, además de situaciones extremas como las que escuché de Hugo Damián Prieto Blanco que todavía sigue luchando; de Ányer Antonio Blanco Rodríguez, tan joven y tan viejo de golpe como el Hierro de Martí; el doctor Oscar Elías Biscet quien a pesar de todo lo que sufrió en las cárceles por defender los derechos humanos de este pueblo, violados todos los días en sus 30 artículos, me ofreció una lección sobre el perdón y el amor cristiano hasta sus últimas consecuencias que me quitó el sueño.

El dilema de cada cubano podría ser el de ser obediente volviéndose amoral o discrepar recuperando algo más que la voz. El Estado reprime porque no se ven bien los discrepantes, o los disidentes, en un “mundo” (sistema) de grandes ideas que pretende haber sido construido “por y para el bien de la humanidad y de los desfavorecidos”. Valdría para eltítulo de un libro de testimonios: De cómo han fusilado e infligen dolor “los buenos”.

Armando Valladares cuenta en su libro testimonial del presidio político en Cuba, que titula “Contra toda esperanza” que después de ser golpeados y de ver cómo algunos de sus compañeros eran muertos de un bayonetazo, al volver en sí encontraba que le habían volcado encima cubos de excrementos y orines. El mundo se escandalizó con las revelaciones de las torturas en la prisión de Abu Graib, pero hace años que el testimonio de Valladares anda por el mundo y no han sido suficientes las denuncias internacionales como para producir en Cuba la liberación.

¿Se creían que estos tipos que gobiernan Cuba, Venezuela, Irán, Corea del Norte, Siria, no iban a dar a la sociedad algo a cambio, mientras para mantenerse en el poder cometen crímenes contra la humanidad?

El ciudadano nativo o de cualquier lugar del mundo, que se deja sobornar la conciencia con una escuela o un hospital gratuito no es más digno que al que le compran su silencio por una cantidad de dinero.

La excusa de que la cárcel está cerrada y los jefes ponen cara de gente decente y dicen que es mentira que en Cuba se violen los derechos humanos es otra forma de sobornar la conciencia con la pereza para buscar la verdad.

Esta mañana (difícil que pueda publicar esto enseguida) nos hemos enterado de que en la víspera del primer aniversario de la “Unión Patriótica de Cuba” (UNPACU) está siendo asaltada por la policía política la casa de José Daniel Ferrer, líder de dicha organización que realiza protestas pacíficas por las calles de Santiago de Cuba en contra del gobierno y por la Libertad de los presos políticos. Como la empresa telefónica es propiedad del Estado los teléfonos de los miembros de UNPACU han sido desactivados. Así que no hay comunicación.

No me conformo con estar sentada aquí, escribiendo una vez más lo mismo que sabe ya casi todo el mundo y que al levantarme en cuanto finalice esta oración, yendo a sazonar los frijoles, yo no sea menos indolente que todas esas personas que oyen noticias sobre la represión en Cuba y no hacen nada y “sazonan sus frijoles” como si nada estuviera pasando. Los cubanos necesitamos convertirnos en sujetos morales a los que les duela la conciencia cuando ven cualquier forma de abuso y dejando de temer a la muerte o creyendo en Dios, nos duela lo que le pasa al prójimo como si nos estuviera pasando a nosotros. Es en nuestro egoísmo “a la cubana” -residentes en la Isla o exiliados- donde anida la dictadura.

¿Los zombis de intramuros son peores que los zombis meramente espectadores que ahora viven por todo el mundo y conocen aproximaciones más cercanas al estado de vivir en Libertad?

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Donde anida la dictadura

  1. Triste leer esta realidad y saber que no se hace nada y nadie quiere hacer nada por ese propio instinto de conservación. Así las cosas continuarán.
    Lo mas doloroso es que son “hermanos” levantando sus propias manos contra sus hermanos, no se dan cuenta que van a recibir mayor condenación, otros deciden salvarse de otra manera, como yo, emigrando de lo que no soportamos porque luchar sin recursos no es tarea fácil en un régimen que no tiene nada que ofrecer para aliviar la carga de su pueblo pero si tiene todos los medios para su represión.
    Los países de América Latina que supuestamente son nuestros hermanos, les rien y aplauden las gracias al régimen castro-comunista y no siguen a Dios pero siguen a ‘San Fidel’ por eso con todas y sus riquezas no salen de la pobreza en que viven.
    Canadá siempre ha estado en contubernio con ese régimen y los Estados Unidos por lo que veo realmente no le interesa el caso “Cuba” mas allá de su embargo comercial, y que podemos decir de los países europeos, por ejemplo de España que sólo le interesa sus negocios con el régimen y que no favorece en nada al propio pueblo cubano.
    La UN es un teatro que debería estar en Broadway, está repleta de denuncias de la violación de los Derechos Humanos en Cuba, bajo el régimen castro-comunista y de repente sacan un Informe -manipulado- de que en Cuba no pasa nada.
    Seguimos así y estamos muy mal.

  2. rodolfomonteblanco dijo:

    Lilianne,
    Desconozco si puedes leer los comentarios a tus posts. No se si puedes enlazarte a internet.
    Lo que si puedo asegurar es que este post, totalmente en línea con al anterior y con los comentarios al mismo, toca aspectos fundamentales de la concepción y las razones de la existencia del totalitarismo en Cuba. Lo primero será para la ciudadanía darse cuenta de lo que ya tu has descubierto y hemos debatido en otros blogs, como “El Blog de los 4 Gatos”, que tiene al tuyo en su blogroll y gracias al cual llegué a este sitio. Allí hemos desmenuzado por meses precisamente esos conceptos y razones al igual que el evidente contubernio para garantizar el continuismo del régimen despótico a través de un maquillado, descafeinado y engañoso reformismo.
    El castrsimo ha sido meticuloso en crear una sociedad de indigentes morales y materiales, dependientes del estado, sometidos a él y reprimidos al máximo. Las masas indigentes no son capaces de un movimiento social porque solo atinan a la supervivencia. Describes muy bien en tu post esa situación que se asocia a la desidia, la apatía, la dependencia del familiar en el extranjero y a que otro alguien (sin saber quien) deba resolver esta crisis nacional interminable.
    Hasta que miles y millones no comiencen a preguntarse lo que tu te preguntas, a señalar ese limbo sociopolítico evidente de la mayoría y el régimen sea confrontado masiva y no-violentamente, todo seguirá igual, mas o menos cosmetizado, pero igual.
    Porque la solución al problema cubano solo radica en Cuba.
    Y te hablo en cifras como lo he hecho en otros sitios porque son un literal trancazo conceptual. No se cuantos disidentes/oporitores se manifiestan hoy en la isla. ¿Cien, mil, diez mil? Pero si lo hicieran cien mil, ello significa menos del 1% de la población cubana en la isla. Cuba tiene el 20% de su población total en el extranjero, pero solo podemos agitar, apoyar, ayudar a lo que se haga dentro. Cuando a estos se sume el 10%, el 20% de la ciudadania exigiendo el cambio real que necesita la nación, entonces estaremos en presencia de un movimiento social imparable que devendrá en un movimiento político. Solo entonces.

  3. Evelio Hernandez Colon dijo:

    He sabido de tu blog pues esta linkeado en el blog de los 4 gatos, un blog donde se lleva rato discutiendo este tema.
    Creo que has descrito, desde tu perspectiva, la realidad tal cual es, y digo desde tu perspectiva porque ya tu cruzaste el umbral de la pasividad, de la aceptacion de la normalidad. Por eso puedes permitirte hablar con cierto dejo de juicio hacia quien aun no ha cruzado ese linea que cruzaste tu. Sucede igual en el exilio, que luego de vivir aca, adquirimos otra referencia de normalidad y juzgamos a quienes no la tienen ni tienen la vision de cruzar la linea.
    Yo particularmente trato de ser muy empatico, y evitar palabras como “amoral” por ejemplo, aunque, repito, entiendo que quien cruza la linea comience a medir a los que no con esos terminos. Tu eres en Cuba una anormal, en el buen sentido de la palabra, desde el punto de vista relativo.

    La realidad es que la mayoria de los cubanos de adentro, sin hacer juicios de valores, han aceptado como normales parametros que no lo son ya para la gran mayoria de los de afuera. Por suerte, dentro de la isla hay gente como tu que ya se soltaron las amarras, que ya piensan desde otra optica, que ya se sienten cuidadanos.

    Y Cuba necesita de que muchos, como tu, crucen la linea. Es precismente por esa razon que apoyo a ciegas a todo el que lo hace, sin entrar a profundidad en el contenido de sus protestas o posiciones. Apoyo a la disidencia no por lo que dice, sino por lo que es.. por lo que representa, son, a mis ojos, sencillamente los pioneros en ver como anormal lo que el resto ve como normal. Necesitamos mas.. muchos mas.

  4. Evelio Hernandez Colon dijo:

    Y ojala llegue el dia, y que sea pronto, en que yo pueda darme el lujo de escoger los mejores mensajes, las mejores manifestaciones disidentes dentro de la isla, pero mientras la situacion se mantenga como tan certeramente describes, lo unico que veo en la disidencia es la esperanza que me generan. Saber que en efecto es posible que los cuidadanos cubanos salgan del letargo.

    Gracias por tu excelente post… y saludos desde Costa Rica.

  5. Muy bueno tu Post,Ojala! puedas seguir escribiendo , que no te “ELIMINEN” como Hicieron con Claudia Cadelo, que “era” “Buenisima” “excelente”…”No entiendo muy bien, PERO…Pero muchas veces …tengo signos de Interrogacion en mi Cabeza, sobre “Ciertas, cosillas”del tema del Pais donde NACI y no lo pude conocer,gracias a esa “MALDITA, Dictadura CASTRISTA!!!
    Espero que tu puedas sobrevivir en esta “MAQUINARIA BLOGUERA CONTROLADA”..GOD BLESS YOU!!!

  6. Romalh dijo:

    Muy buen analisis, es triste que esa sea la realidad pero mejor entenderla que ignorarla.

  7. Lilianne, yo no puedo entender a un pueblo que se deja matar lentamente antes de levantarse a reclamar sus derechos y destruir la tiranía.
    Una pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s