El lunar del conejo es su vida en la nieve…JLL

Estoy leyendo El libro de la risa y el olvido, de Milán Kundera. La primera vez que una de sus novelas llegó a mí (la expresión parece fantástica pero en Cuba es así para conseguir esos libros) todavía estaba lavando pañales, pero prefería leerlo y reírme bajito en la madrugada para no despertar a mi bebita, que soltar el libro. Esa fue La lentitud, buena manera de iniciarme en el mundo de Kundera. Se cree que están prohibidos pero lo cierto es que muchos lo leen, incluso los que no se separan de la masa. Quizá hace años sí confiscaban el libro. Un antiguo compañero de trabajo me encontró en una ocasión leyendo ¡en horario laboral! un libro de Carlos Alberto Montaner, me advirtió de muy buena voluntad que lo forrara o lo escondiera porque “por eso te pueden meter presa”.

Ya no sé si se lleven preso a alguien por leer, aunque por tener una Biblioteca Independiente y organizar actividades sí se creen en el derecho de detenernos. En la Primavera Negra las penas fueron de 25 años por ejercer el periodismo o la custodia de la información de manera independiente.

Los monarcas comunistas sienten el mismo impulso de aquel emperador chino que realizó una trascendental quema de libros de la que escapó milagrosamente El Libro de las Mutaciones.

Pero lo que me inspiró a escribir este post fue un punto de discrepancia con el autor en mi lectura, que me hizo pensar en una realidad, que en un sistema totalitario, o postotalitario (como lo entiende Havel), todos los ciudadanos desobedientes podrían estar padeciendo. Según Kundera: …en los legajos de los archivos policiales está nuestra única inmortalidad. No estoy de acuerdo. Son muchas las veces que cuelgo el teléfono con la incomodidad, no el temor, de que otros pudieran estar escuchando. Sin embargo, además del disgusto de imaginar violada la privacidad a la que todos tenemos derecho me incomoda el hecho de pensar que voy a ser interpretada por gente que no me conoce e intentara parametrarme. Esa ficha parametrada no puedo ser yo ¡si al menos pudieran entender la complejidad de un ser humano ellos mismos se convertirían en tales! Los seres humanos cuando arman un discurso, el más inocente o el más cuidado, y son sinceros, sienten respeto por los silencios entre las oraciones. No es necesario decirlo todo, me fascina lo que se dice entre las palabras y en algún lugar debo haber leído que es ahí donde está nuestra verdad: en el vacío entre las palabras. Claro que esto no puede entenderlo un comunista, o una persona que aborrece su propia libertad. Hay ocasiones en que una persona no se entiende del todo o no puede nombrarlo todo. Según algún poeta de Orígenes ese sería el estado ideal para la poesía, esa especie de Pitonisa délfica: … un no sé qué que quedan balbuciendo.

La noche debería parecerse a otra noche en cualquier lugar del planeta, pero los primeros ruidos de la mañana vuelven a desilusionarnos. “Estás en Cuba”. La semejanza era un espejismo porque ni de noche ni de día los sostenedores de ésta escenografía interventora descansan. Una forma de rebelión es comprobar que así como la hierba sigue creciendo nada puede privarnos de la infinita subjetividad de nuestra existencia.

En la noche oscura de mis terrores, (como el mulo que lanzaba preguntas al sentado abismo en sus ojos), quién sabe si me sea dado preguntar al que Es y salva si acaso en el Reino quedará la nostalgia y el claroscuro de la poesía.     

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El lunar del conejo es su vida en la nieve…JLL

  1. Lilianne, hace unos días me preguntaba un comunista en Facebook si yo no podía decir algo positivo de la revolución. Le dije: No, absolutamente nada.

  2. Daniel dijo:

    Dame una direccion de correo y te envio casi todos los libros en formato digital de Kundera o de lo que quieras.

  3. Juan Carlos dijo:

    Lili si alguien te cuestiona por lo que lees recuerdale la frase: “No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por la inteligencia cuando el corazón está sano.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s