Discriminación para acceder a la justicia

 

reina

“¿Usted me va a decir que el Estado tiene más derecho sobre mis nietos que yo, que los he criado desde que nacieron?”. – fue la respuesta de Reina Ruiz Pérez al fiscal, el día en que pretendía presentar su caso de adopción ante el Tribunal Provincial de La Habana.

Más tarde, frustrada por el desamparo, advirtió al representante de la autoridad de su deseo de hacer una protesta pública y terminó detenida por enésima vez en su vida.

El fiscal había espetado que “tras el fallecimiento de la madre, la patria potestad pasa al padre. De no quererlos el padre, (los niños) pasan al Estado”.

En el año 2010, luego de la muerte de su hija, comenzó el litigio de la mencionada abuela por la custodia legal de sus nietos; puesto que los padres de ambos menores no tienen objeción alguna en ceder la custodia a la abuela materna, y en la práctica tampoco se hacen cargo de ellos.

“Los niños viven conmigo desde que nacieron, pero ningún trámite legal de mis nietos yo lo puedo llevar a cabo” –señala Ruiz Pérez.

Los Tribunales cubanos “le han negado (a la abuela) el acceso a la justicia”, apunta la abogada de Cubalex, Laritza Diversent, consultada al respecto: “En Cuba la adopción se tramita a través de un expediente de jurisdicción voluntaria; eso significa que se trata de un asunto de interés particular. En esos casos la ley de procedimiento autoriza a ir sin representación letrada. En otras palabras, las abuelas están autorizadas de forma legal a adoptar a sus nietos”.

Ruiz Pérez nos narra además que desde los años 90, en que comenzó a militar en la oposición no violenta a la dictadura del Estado en Cuba, ha debido enfrentar muchos abusos, entre los que se cuenta haber sido encarcelada sin juicio en la prisión de mujeres, conocida como “Manto Negro”; además de innumerables detenciones en Estaciones de Policía para impedir sus actividades de protesta. Muchas de estas detenciones ocurrieron a la vista de sus tres hijos, y al menos una vez fue conducida a la Estación de Policía en compañía de la más pequeña de sus hijas.

“Yo iba a la Unidad de Calabazar hasta cuatro veces en la semana”. –cuenta la abuela. “Una vez me encerraron en la oficina del jefe de la Unidad con la niña más chiquita, hasta que llegó la oficial de “atención a menores” buscando al jefe de la Unidad. Cuando abrió la puerta vio a la niña durmiendo sobre mis piernas y se escandalizó porque no eran todavía las 8 de la mañana, cosa que delataba que habíamos pasado la noche allí encerradas”.

Con un largo historial de acoso y persecuciones políticas, a sus 53 años, Reina Ruiz Pérez ha obtenido la visa para residir en los Estados Unidos como refugiada. El problema radica en que, a los efectos, el Estado cubano no le ha permitido hasta el momento asumir la representación legal de sus nietos; siendo ella, en la práctica, la única en asumir el cuidado de los menores, que viven en su casa desde que nacieron, adonde les llega la pensión,- por haber sido la mamá difunta una trabajadora del Estado- consistente en 100 pesos cubanos para cada niño (equivalente a 4 dólares al mes).

Este impedimento legal significa que los niños no han podido obtener la documentación para viajar con ella a los Estados Unidos.

Ruiz Pérez, tras contratar un abogado no pudo realizar la adopción; como consta en el expediente del caso: “el proceso contratado el día 29 de agosto de 2012 será archivado definitivamente”. Luego, siguiendo las recomendaciones ofrecidas por Cubalex, -centro de información legal – amparada en los artículos de la ley que la autorizan, se presentó con un escrito ante los Tribunales para activar ella misma el procedimiento de adopción, pero el Tribunal igualmente le negó realizar el procedimiento.

En la última visita que le hizo la Seguridad del Estado a la señora Ruiz Pérez, los agentes que se presentaron como “de Inmigración” le expresaron que venían a “preocuparse” por la situación de los niños, y alegaron que no era el gobierno cubano el que los tiene “parados”, sino “tu gobierno norteamericano que no les quiere dar la visa”.

Pero no solo la policía política ha expresado ese argumento.

Según consta también en el expediente del caso, la presidenta del Tribunal de Boyeros “trató a Ruiz Pérez en forma despectiva” y le expresó que “la culpa de que los americanos no los dejaran irse no era de ella, y que allí no se aceptaba ninguna adopción”.

Cabe preguntarse cuál es el objetivo al negar a la abuela en cuestión hacer el procedimiento de adopción como está establecido.

De mantenerse esta situación el Estado cubano estaría violando la Convención de los Derechos del Niño, que exige considerar siempre el interés superior de los menores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Discriminación para acceder a la justicia

  1. Lilianne. Son horribles estas historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s