Continúa la huelga de hambre y sed de Coco Fariñas

IMG_20160726_152617

Coco Fariñas perdió el conocimiento ayer jueves 28 de julio al mediodía, octavo dia de su huelga de hambre y sed. Tuvo que ser llevado al hospital principal de Santa Clara por el grupo de activistas que le asisten en la huelga. Había pasado la madrugada con mucho malestar y le había subido la temperatura a causa de la deshidratación.

Llegó al hospital sin conocimiento y con las comisuras de la boca y la lengua resecas, llenas de costras sangrantes. Con “mareos y todas las molestias de una severa deshidratación”, me contó por teléfono un activista de FANTU y seguidor de Coco, el médico disidente Rodríguez Rangel. Fueron los activistas quienes le llevaron inconsciente a recibir hidratación por vía intravenosa. Coco así lo había indicado porque como me dijo por teléfono “no se trata de un suicidio”, sino de resistir en huelga de hambre y sed hasta obtener sus demandas. Esta es la huelga de hambre número 25 que él realiza.

Es muy triste leer los partes que reflejan el deterioro de la salud de Coco. Los envía por SMS Bebo, a quien el Frente Anti totalitario Unido (FANTU) ha designado como vocero de la huelga. Más impresionante me resulta concientizar que muchos de esos registros de la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la cantidad de orina en el día, los va tomando su madre, Alicia, licenciada en enfermería.

Pienso en ella, en su inmenso amor y en el respeto que debe sentir por la decisión de su hijo, lidiando con el dolor de ver su deterioro físico.

Me viene a la mente la imagen de Cristo y la Virgen al pie de la cruz. Sufrir por una causa que trasciende la propia persona y hacerlo prácticamente en soledad, inundado por una fe que en otros se ha perdido por la amarga experiencia de conocer aquello que en su tiempo se nombraba “el mundo”, y que bien pensado, no era otra cosa antes ni ahora que “la política”.

Y digo en soledad porque aunque ellos cuentan con la solidaridad de muchas personas dentro y fuera de Cuba, no hay que olvidar que están en Santa Clara y que si estuvieran en La Habana ya habrían recibido más visitas de representantes del cuerpo diplomático que a fin de cuentas son los únicos que pueden ayudarnos con su solidaridad en este momento. Y también habría más presencia de los medios extranjeros para formar la opinión pública en torno a la huelga; y un poquito más de acceso a internet para que los activistas puedan mantener visible el tema en las redes sociales.

Por estar en provincias, la huelga de Coco ahora necesita de toda nuestra intensidad, de la memoria, de nuestras buenas acciones, una visita, una llamada, una gestión efectiva de quienes pueden presionar en el plano político, una campaña en las redes sociales, una escalada de visibilidad que ponga de manifiesto el compromiso con la defensa de la libertad y la democracia en Cuba, que es sobre todo un imperativo moral.

A Coco no solamente le ha dolido la golpiza a manos de los agentes de la seguridad del Estado mientras estaba esposado, sino aquello que acertadamente definió Juan Pablo II, como la experiencia de “la humillación a manos del mal”. Así que la huelga de hambre es la respuesta moral de Coco, comprometido con la no violencia.

Coco, Lilianne, Rene G. Manzano

Coco me dijo por teléfono que agradecía a sus hermanos de FANTU y de otras organizaciones por haberle asistido cuando perdió el conocimiento. Y a los médicos y enfermeros del hospital de Santa Clara porque no se dejaron coaccionar.

Los miembros de los cuerpos represivos también estaban vigilando el hospital, según me relataron los activistas con los que hablé por teléfono, y esa presencia de una policía política en nuestras vidas como cubanos es una de las cosas que deseamos borrar y que forma parte de ese capítulo de violencia contra el que Coco protesta en la huelga de hambre.

Por poner solo un ejemplo, en la Habana desde hace 62 domingos las Damas de Blanco enfrentan una brutal represión. Son golpeadas, arrojadas al pavimento, detenidas, para impedirles marchar por la libertad de los presos políticos.

Para invisibilizar el hecho mismo de la violencia de sus instituciones el gobierno emplea la violencia.

Y yo me acuerdo de lo poco que he podido leer de John Stuart Mill, porque me parece tan deseable para construir la convivencia. Limitar los poderes del gobierno es lo que entendían, y entiendo, por libertad. En primer lugar “obtener el reconocimiento de ciertas inmunidades llamadas libertades o derechos políticos”. Porque es imprescindible un régimen de derecho para impedir que lleguen al poder toda clase de malhechores.

Una huelga de hambre y sed crea un malestar indecible en el cuerpo. A pesar de que su cuerpo haya sido hidratado por vía intravenosa, de todas formas el cuerpo sigue sufriendo y deteriorándose por las molestias de la inanición y abstinencia del agua por vía oral. Solo basta sentir sed o hambre a lo largo de algunas horas en el día para imaginarse la gravedad de una huelga como esta.

Coco tiene secuelas físicas de las huelgas anteriores, la más larga duró 18 meses. Padece una poli neuropatía en los miembros periféricos, hipotonía muscular, desordenes gástricos. Gracias a su sacrificio, 52 de los 75 prisioneros de la Primavera Negra fueron puestos en libertad en su día, pero la circunstancia que rodeaba aquel sacrificio era el de la solidaridad internacional a gran escala. Ahora necesitamos nuevamente de esa solidaridad.

Todos deseamos que Coco esté bien, con la misma fuerza con que deseamos que cese la violenta represión inherente al sistema político y económico en Cuba, el castigo por disentir, por buscar justicia, por liberarse de un gobierno que se pega como una grasa odiosa a cada rincón de esta isla donde la luz quedó atrapada, y se formaron los pantanos de la destrucción, cívica, política, económica, social y cultural.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s